EL RESPETO NUNCA ES UNA AMENAZA

Esta tarde, leyendo tweets en Twitter, mientras intento recuperarme de la gripe más tremenda que he cogido en mi vida, leo uno que me llama la atención, lo retwitteo y le doy al “me gusta”, porque me gusta lo que leo y me gusta la iniciativa.

Tal como decía el tweet que he leído de 20minutos. es, Peñíscola instalará en sus playas cabinas de lactancia y cambiadores para bebés, con area de aseo, sombra, agua corriente y hasta microondas. Yo vivo en un pueblo de playa, y sé lo que es ir con un bebé a la playa y tener que buscar bares o restaurantes con baño, que tengan cambiador ya es una suerte, y pedir por favor, que te dejen pasar con el niño o tener que hacer alguna consumición innecesaria, para poder hacer uso de los baños para cambiar al bebé, hacer un bibe y que te calienten el agua, dar el pecho “tranquilamente” porque se ha girado viento de repente y no puedes hacerlo en la calle, o simplemente quieres sentarte y estar cómoda…

Por lo tanto, leo esto y me parece una muy buena iniciativa, la verdad, lo comparto y añado en mi tweet lo siguiente: “Así es como se atrae el turismo familiar, haciendo las cosas bien! Bravo Peñíscola!”

Pues bueno, cual es mi sorpresa, que al cabo del rato, empiezo a leer tweets como estos:

Y yo, de verdad, leo esto y me da mucha pena, porque creo, que nadie ha dicho nada de que no se pueda dar el pecho en público, que nadie ha dicho que dar el pecho no sea un acto natural. No entiendo esta lucha, esta queja siempre a la defensiva, cuando nadie ha atacado, en mi humilde opinión, a nada ni a nadie.

Simplemente, algo tan útil bajo mi punto de vista, como puede ser un espacio multiusos con aseo, agua, sillas cómodas para cualquier necesidad que surja a las familias y poder normalizar la estancia de bebés en la playa. No creo que nos tengamos que llevar las manos a la cabeza por esto, por sentirnos amenazadas. Yo como madre, no me siento amenazada por ello para nada.

No sé que estamos haciendo mal, que nos pasa a las madres, o que está pasando con la sociedad, si es que ya necesitamos quejarnos de todo por el simple hecho de llevar la contraria. Esa manera de pensar de que todo pone en peligro la lactancia materna, que todo gira en contra de la lactancia… No lo sé, yo no lo veo. No veo la amenaza, no veo la ofensa.

Lámame ingenua, llámame inocente, pero yo no lo veo…

IMG_4977 copia

No veo que por tener la opción de meterme en una cabina de lactancia, me esté escondiendo de hacer algo tan natural como dar el pecho. Es más, lo hice muchas veces en centros comerciales y en grandes almacenes que disponen de estas salas, y agradezco un montón tener la opción de meterme en una de estas cabinas, porque a mi precisamente, me gustaba estar tranquila y no estar en medio del mogollón, en el momento de dar el pecho a mi hijo, y creo que eso también es muy respetable. No a todas nos gusta dar el peche delante de la gente, pero me parece muy bien quien quiera hacerlo, lo respeto y lo defiendo. Siempre. Ahí radica nuestra libertad, tener la opción de decidir.

Creo que en lugar de empezar a criticar y ver como una amenaza, todas las acciones e iniciativas que se llevan a cabo para ayudar a madres con niños lactantes, tenemos que primero saber en que consisten y ver como pueden ayudar a otros. Quizás tú no la necesites, pero otras madres sí. Es una cuestión de respeto.

Anuncios

10 comentarios

  1. Esa crítica feroz a la iniciativa comentada me parece una forma de intolerancia, en particular por el tono utilizado. Respetemos el punto de vista de otro aunque no lo compartamos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo con tus palabras. Un saludo.

      Me gusta

  2. handmadejewelryhaven · · Responder

    It is such a shame that society has villianized something so natural as breastfeeding. It is quite a topic here in the US. I breastfed both of my children and if I had to do so in public I had a shawl to have some privacy, and thankfully I was never challenged.
    On the other hand, my mother never breastfed me. I asked her about it one day and she said that my father said to her that ‘only animals do that’. This would have been in 1965. It always made me angry that he took that from her and I like to think that I got justice for her as I always breastfed in his presence when I had my kids! HA!

    Thank you for sharing.

    – Lisa

    Le gusta a 1 persona

  3. El problema es el de siempre, el respeto, hagamos cada una lo que queramos y respetemos la opción de las demás, sin juzgar.

    Le gusta a 1 persona

  4. Pues yo comparto lo que dices al 100%. He alucinado con los comentarios! Muchos bebés no se enganchan bien al pecho si hay barullo alrededor… y en la playa a veces hay griterío…pelotas que van y vienen… En fin… que yo lo veo una idea genial, que cada madre decida lo que quiere hacer! Y quien no quiera usarlas… pues divino!
    Gran post!

    Le gusta a 2 personas

  5. Mientras leía los tuits me preguntaba lo mismo que tú. Maja, cada vez estoy más convencida de que hay gente que necesita sentirse atacada.
    El poco pecho que di lo hice en cualquier sitio y no me importó, pero desde luego si entonces hubiese preferido poder “taparme” habría agradecido tener dónde.
    Respeto y libertad, de eso se trata.

    Le gusta a 1 persona

  6. Mi mujer ha dado el pecho donde le ha pillado pero si ha habido sala de lactancia la ha preferido sobre todo para que el peque coma me tranquilo. Yo reo que es de Grade era que las haya y las mujeres pueden elegir donde amamantando a sus hijos

    Le gusta a 1 persona

  7. 30 y... y mamá · · Responder

    Muy buen post Sandra, tú lo has dicho RESPETO, por una y otra parte. Yo soy muy pro-lactancia y nunca tuve reparo de sacarme la teta en cualquier lado (sé que hay gente que dice sentirse incómoda por ello, con irse es suficiente). Ahora bien, tengo amigas que aunque respetan a quienes no sacamos la teta sin reparo, no se sienten cómodas habiéndolo ellas y siempre andaban buscando salas de lactancia. Para este caso esas cabinas son perfectas y para las que no nos importe hacerlo en público con no entrar en ellas basta. Lo malo sería que prohibieran dar el pecho en la playa. Creo que la clave está en convivir sin prohibiciones.

    Le gusta a 1 persona

  8. Un poco ya cansino el tema de la lactancia… con lo fácil que es respetar todo y que, como bien dices, cada uno haga lo que quiera.
    Precisamente la semana pasada escribí post sobre este tema, y es que al final va a dar miedito decir que por motivos que a nadie le importa, has optado por la “lactancia artificial” (nombre que no me gusta). Y es que se nos inculca una especie de sentimiento de culpa…

    En fin… vive y deja vivir… que dicen.

    Besitos tocaya.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, totalmente de acuerdo. Gracias por tu comentario Sandra!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: